Publicado el

Hablando aprendo: El Desarrollo del Lenguaje

Adquiriendo lenguaje

La adquisición del lenguaje es uno de los procesos más naturales que caracterizan al ser humano; hoy en día, podemos ver cómo alrededor del mundo existen cientos de idiomas distintos que permiten que las personas se comuniquen entre sí.

Poder hablar y comunicarnos con otras personas, es una habilidad que se desarrolla desde los primeros momentos de vida. Los bebés, desde el nacimiento, comienzan a ser capaces de reconocer y distinguir ciertos sonidos de otros: perciben las entonaciones, los cambios de voz, y los sonidos que componen las palabras. 

En la medida en que exponemos a los bebés a más y más palabras, es que les brindamos la oportunidad de distinguir su uso y poder aplicarlo en el futuro.

¡Ojo! No todo es verbal

Recordemos que el lenguaje puede ser verba y no verbal: el verbal se relaciona con las palabras y signos, mientras que el no verbal tiene que ver con lo corporal y gestual. Ya que los bebés comienzan a registrar patrones y sonidos desde los primeros momentos de vida, también son capaces de asociar dichos sonidos con las expresiones faciales, los gestos corporales y el estado físico de la persona.

Los bebés se dan cuenta de nuestro estado casi instantáneamente, por lo que es casi imposible engañarlos sobre cómo nos sentimos.

Por lo mismo, es importante que nuestro estado corporal y emocional esté en sintonía con las palabras que le expresamos a nuestro bebé: cuando estamos sintonizados, los bebés pueden procesar de forma más sencilla qué es lo que les queremos trasmitir.

Imagina 2 situaciones: (1) una persona que te dice “estoy feliz” pero tiene cara enojada, y (2) una persona que te dice “estoy feliz” y tiene cara alegre: ¿cuál es más fácil de entender?

¿La televisión sirve para promover el lenguaje?

¡NO! Las personas aprenden su lengua materna y otros idiomas a partir de la interacción con otra persona, ya que hay que entender cómo se utilizan las palabras en los distintos contextos. A esto se les llama “Instancias Relacionales”, y son fundamentales para el desarrollo del lenguaje, por eso es tan importante hablarles a los bebés. El lenguaje y la comunicación no es solamente aprender a hablar, sino también entender los modos comunicacionales, los turnos en el habla, el uso de las expresiones, entre muchas otras cosas más.

Cuando exponemos a los bebés, niños y niñas a la televisión, no estamos promoviendo que desarrolle el lenguaje: si bien la televisión puede ser entretenida o un distractor sencillo para los niños y niñas, no debe ser utilizado para promover el desarrollo del lenguaje.

Entienden más de lo que dicen

Los bebés, niños y niñas comienzan a manejar y utilizar palabras aproximadamente desde los 14 meses; si bien la cantidad de palabras que utilizan pueden ser acotadas, eso no quiere decir que no entiendan el resto de las palabras. Es más, los bebés, niños y niñas entienden mucho más de lo que pueden decir, por lo que a veces llega a ser frustrante para ellos el hecho de que nos los entiendan.

Tener paciencia con nuestros niños y niñas es fundamental al momento en que se expresan, ya que esto los animará o afectará para expresar lo que les ocurre en el futuro.

Hay familias que apoyan el lenguaje verbal junto con el de señas, para ampliar las herramientas lingüísticas y la posibilidad de expresar sus puntos de vista. Si esto te acomoda a ti y a tu familia, podrían complementar algunas palabras con señas.

¿Quieres saber más? ¡Descarga nuestros materiales de apoyo con actividades para que potencies el desarrollo de tu niñ@! 

¿Te gustó lo que leíste?, ¿Te gustaría profundizar o hablar sobre otro tema? ¡Coméntanos más abajo o escríbenos en el Foro Familiar! 

Publicado el

Más que Mudar: ¿Por qué aprovechar la instancia de la muda?

Beneficios de aprovechar la instancia de la muda

La instancia de la muda es parte de la rutina diaria de cualquier casa que tenga un bebé o niño preescolar. Las rutinas son importantes no solo para los adultos, sino también para los bebés y niños, ya que les permite familiarizarse con los ritmos y secuencias de la casa, al igual que las acciones y conductas correspondientes.

Las rutinas le entregan estructura a la vida, tanto para los adultos como los bebés y niños

Las rutinas y secuencias permite que los bebés asocien, anticipen y sean capaces de predecir ciertas acciones y actividades con momentos del día y personas. Esto les entrega seguridad y estabilidad; saben qué esperar, de quién y cómo.

Mientras más estable y rutinario, más seguro se siente tu bebé, ya que percibe un ambiente armonioso y de contención.

Si o si tendremos que mudar al bebé, y estos momentos podemos transformarlos en rituales de amor, donde tu bebé sepa que esta instancia está dedicada a ustedes, a que le prestes atención y le entregues todo tu amor.

Mudando mientras conversamos

Si le vamos a sacar partido a la instancia de la muda, saquémosela por todas partes. Una de las actividades más sencillas pero a la vez más útiles para potenciar el desarrollo infantil de los bebés, es conversar.

Esta instancia de comunicación puede ser por medio de:

  • Conversaciones
  • Canciones
  • Repetición de palabras,

Conversar y escuchar tu voz le da la oportunidad a los bebés de reconocer patrones de vocalización, distinguir sonidos, reconocer palabras y asociarlas a objetos y personas, y aumentar su vocabulario.

¡Todo esto estimula a tu bebé a desarrollar habilidades cognitivas, lingüísticas y socio-emocionales!

¿Y cómo podemos juntar rutina, conversación y muda a la vez?

Puedes inventar una canción y cantarla cada vez que tienes que mudar a tu bebé; la canción puede ser simple, lo importante es que esta pueda actuar como señal para que tu bebé se anticipe y sepa que es momento de la muda; esto no pasará instantáneamente, pero en la medida en que seas constante con esta señal, tu bebé empezará a conectar esta acción con la actividad de la muda. 

Háblale durante la muda;  puede ser algo tan sencillo como contarle los pasos y acciones que estás realizando para mudarlo: “Primero voy a soltar tu pañal, ahora estoy tomando tus piernitas y te voy a levantar un poco para sacarte este pañalcito sucio. Ah! ahora vamos a limpiarte con estas toallitas; mira que suaves…”

Al terminar de limpiarlo, y antes o después de ponerle el nuevo pañal, puedes aprovechar de hacerle unos masajes en sus bracitos y piernas con crema o aceites para bebé. Aprovecha y sigue hablándole! cuéntale qué parte de su cuerpo estás masajeando.

Trata de mantener esta instancia lo más secuencial que puedas: por ejemplo, parte siempre por el brazo izquierdo, luego el derecho, y finaliza con las piernas. Esto es para que tu bebé pueda mantener una rutina estable y pueda asociar la conversación con tus acciones de forma más fácil. 

¿Te gustaría saber más?, o ¿te gustaría saber de otro tema? ¡Coméntanos más abajo! Cuéntanos qué te gustaría saber o en qué te gustaría profundizar.


Referencias: 

Addessi, A. R. (2009). The musical dimension of daily routines with under-four children during diaper change, bedtime and free-play. Early Child Development and Care, 179, 747–768.

Laurin, D. (2018). One Diaper at a time: Re-Envisioning Diapering Routines with infants and toddlers. Zero to Three Journal, 39(2): Michigan University.

hola