Publicado el

MÁS GRANDES = MÁS PATALETAS

pataletas, dry club, nateen, bambo, planes, pañales

Aproximadamente desde los 18 meses, los niños y niñas empiezan a hacer pataletas al sentirse frustrados, querer algo que no pueden tener, o simplemente por su temperamento del momento.

En general, los niñ@s desde esta edad en adelante empiezan a querer un poco más de independencia, y como adquieren más control de sus funciones motoras, quieren hacer las cosas por ellos mismos.

Si bien las pataletas no son lo más agradable del mundo, hay que recordar que es una forma que los niños y niñas utilizan para trasmitir sus emociones de pena, enojo y frustración.

¿Qué puedes hacer?

  • Cada pataleta es distinta, porque cada niño es distinto. Primero que todo, trata de darte cuenta qué es lo que quiere tu niño; quizás es hambre o sueño.
  • Si le pediste que hiciera algo, y no quiere hacerlo -por ejemplo, es momento del bañarlo y no quiere-, continúa con la actividad; si cedes, el mensaje que le transmites es “yo hago lo que quiero”.

Si está con una pataleta por algún juguete, mantén la calma, deja que se exprese unos minutos, y distráelo con otra cosa. Puedes ponerte tú a jugar con algo distinto, y de a poco se acercará a ti. Cuando se presenten muchas pataletas y mañas, hagan cosas simples, como leer un cuento, salir a caminar; hacer actividades más desafiantes puede solo frustrarlo más.

¿Y yo?, ¿que pasa si me siento agotado?

Es normal sentirse sobrepasado por las pataletas, y querer en ciertos casos ceder ante el llanto de tu niñ@, pero recuerda fijarte cuándo ceder y cuando no.

Las pataletas son una forma en que los niños y niñas tantean los límites, y si cedes ante todo, aprenderá a largo plazo una forma de comportarse que le puede traer problemas en el futuro con: sus amigos, educadoras, profesores y contigo.

Trata de alinearte con alguien con quien vivas; las pataletas no son sencillas de enfrentar, y menos solo. Intenten dividirse las veces en que tratan con su niño; quien tenga más energía positiva en ese momento mejor.

Date tiempo después para sentir tus emociones, lo que experimentaste. Puede ser cuando tu niño o niña ya esté durmiendo. Reflexiona en la situación, qué le pasó a tu niño, cómo lo enfrentaste, y reconoce tus habilidades demostradas.

Puedes escribir esto en algún cuaderno, nota de celular, lo que quieras. Cuando escribimos lo que nos pasó y cómo lo superamos, logramos conectar de forma más profunda con la experiencia.

Publicado el

EQUILIBRANDO LA FAMILIA Y EL TRABAJO

Familia, Trabajo, Dry Club

¿Cómo equilibrar el trabajo y la familia?

El trabajo y la familia tienen algunas características en común: Ambas pueden demandar bastante tiempo, son exigentes, y requieren de mucha energía.

Por lo mismo, a veces no es tan sencillo equilibrar ambas; en algunos casos podemos hasta sentir culpa por no poder dedicarle el tiempo que nos gustaría.

¿Qué se puede hacer ante esto?

Se honesto contigo

Hay veces en que queremos hacer y cumplir con muchas cosas; las horas del trabajo, llevar a los niños a la plaza, jugar con ellos, adelantar cosas para el día de mañana, cumplir con las tareas del hogar, entre otras más.

Algo que debemos recordar constantemente es que nuestras expectativas deben ajustarse al medio en el que nos encontramos; si bien equilibrar el trabajo y la familia es un desafío importante, sobre-exigirnos y ponernos metas muy difíciles de alcanzar solo nos frustrará.

Pon metas realistas:

Planifica pocas cosas en el día, pero cúmplelas. A largo plazo, estos logros se irán acumulando y será muy gratificante para ti.

Familia, Trabajo, Dry Club

Sistema de turnos

Si vives con más personas en tu casa, propón un sistema de turnos, donde cada día alguien deba hacerse cargo de alguna actividad del hogar: cocinar, poner la mesa, ordenar, bañar al bebé, etc. En la medida en que esto se haga rutinariamente, se generará el hábito y te quitará peso de encima.

Si vives solo o sola, arma un calendario semanal con algunas tareas: comidas que cocinarás, días destinados a limpiar, y horarios para bañas y acostar al bebé. Esto estructurará más tu situación y te dará una sensación de control.

Aprovecha los tiempos

Cuando uno termina de trabajar al final de día, es normal sentirse cansado, y si bien a uno le gustaría pasar y jugar por mucho tiempo con los niños, lo más probable es que la energía que uno tiene no dure tanto. Designa algún rango de tiempo: media hora, por ejemplo, donde estés exclusivamente jugando y prestándole atención a tu bebé. Este espacio de tiempo será muy importante para potenciar su desarrollo.

Esto se llama “cambio de foco”; es necesario pasar del foco del “trabajo” al foco “familiar”.

En Dry Club te queremos apoyar en todos los momentos, por eso creamos los planes de pañales para que puedas enfocarte 100% en tus pequeños

Publicado el

Regulando la conducta en la primera infancia

primera infancia, regulación conducta

Lograr que los niños y niñas obedezcan las órdenes que uno les da puede ser una tarea difícil de cumplir, pero es porque se encuentran en búsqueda de mayor independencia personal, y  carecen del control y regulación de su conducta.

¿Que quiere decir “regulación de conducta”? 

Todos nosotros somos capaces de lograr ciertas metas al controlar nuestras acciones: somos capaces de inhibir nuestra conducta, respetar las normas, y cumplir con las tareas que debemos hacer independiente de si nos gustan o no.

primera infancia

Eso si, no nacemos con esta facultad, sino que la vamos desarrollando progresivamente durante los años. Es relevante recordar, en conjunto con esta información, que los primeros años de vida de los niños y niñas son los más importantes y relevantes para el desarrollo de estas habilidades, ya que es el momento en donde se encuentran más plásticos y moldeables.

Y.. ¿cómo se puede potenciar el desarrollo del control de la conducta?

Existen distintas técnicas que se pueden aplicar, algunas de ellas son: 

  • Establecer rutinas en el día
  • Poner límites
  • Hacer un “contrato conductual”

Establecer rutinas

Los niños y niñas responden muy bien a las rutinas diarias. Si bien al inicio puede ser un poco más desafiante, en la medida en que estas se mantengan constantes, es que lograremos que los niños se adecuen y las incorporen en su vida.

El objetivo de esto es transformar ciertas actividades “no tan divertidas” en hábitos: por ejemplo, lavarse los dientes no es lo más entretenido del mundo, pero si tenemos una rutina y sabemos que si o si después de ponernos pijama nos tenemos que lavar los dientes, terminamos incorporando esta conducta como parte de nuestro día a día. 

primera infancia, regulación de conducta

Se pueden establecer rutinas de distintas formas: en general se recomienda hacer, por ejemplo, una planificación del día con dibujos y las horas. Los dibujos ayudan a que los niños entiendan qué es lo que se les pide en ese momento -recordemos que los niños y niñas, en la primera infancia, no saben leer-.

Lo importante es que esto se siga al pie de la letra; reforzar la consistencia de la rutina, permite que los niños también se hagan una idea muy precisa de qué esperar, y entender cuando su conducta no es acorde a la planificación.

Por ejemplo: Pedrito no quiere ponerse su pijama luego de su baño: 

Mama: Pedrito, tu sabes que después que te bañamos, te pones el pijama y te lavas los dientes. Recuerda que hacemos esto todas las noches, mira [se le muestra la planificación]; ya, vamos a ponerte el pijama, yo te ayudo! [una variante puede ser: a ver, elige qué pijama te vas a poner hoy! ¿cuál es tu favorito?]

Una recomendación que dan algunos especialistas es siempre incluir espacios afectivos; en el ejemplo anterior, la mamá le propuso ayudar a Pedrito a ponerse el pijama, incluyendo así un espacio donde ellos puedan estar juntos.

Límites

Un límite es una señal que nos indica cuando algo está bien (o es aceptado) y cuando no. Poder establecer límites le enseña a los niños y niñas a regular su conducta. Lo importante al momento de poner estas reglas es siempre ser claro: 

Es distinto decir: cuando terminas de jugar, tienes que ordenar todos tus juguetes, a decir: tienes que portarte bien.

Las frases o límites muy amplios son ambiguos, y los niños y niñas terminan muchas veces actuando distinto a como nos gustaría. Esto, por su puesto, es porque no fuimos claros en lo que queríamos o esperábamos de ellos, por lo que no es solo frustrante para nosotros cuando no se comportan como queremos, sino también para ellos por no saber cómo se debían comportar.

primera infancia, regulación de conducta

También es necesario entender las necesidades y conductas de los niños y niñas: sería ilógico pedirle a un niño que se quedara quieto todo el día, cuando en la primera infancia tienen mucha energía y se mueven por todos lados. Tener en consideración el criterio de realidad, aterriza las propias expectativas y las ajusta a la conducta y personalidad de nuestros niños.

¿Y si no cumple los límites y normas?

Si no cumplimos las normas, hay una sanción, pero esta sanción no tiene porque ser dura, sino que puede ser amorosa y contenedora. Al final, siempre es importante recordar que los niños y niñas no controlan su conducta, y están aprendiendo a hacerlo, por lo que ser una figura amorosa los aproxima a lograrlo de forma efectiva y segura.

Para lograr esto, las normas y sanciones se deben comunicar en un tono de tranquilidad, y explicarles a los niños y niñas qué fue lo que sucedió:

Pedrito, tu sabías que si no guardabas tus juguetes, no íbamos a poder ir a la plaza. Hoy no podremos ir, pero ¿qué te parece si mañana te aviso 10 minutos antes para que recuerdes ordenar tus juguetes?

Contrato Conductual

Tal como lo dice su nombre, esto es hacer un contrato con los niños. Lograr que adquieran ciertos hábitos, como lavarse los dientes, ir al baño, comer en la mesa, etc., pueden ser desafiantes, pero para eso podemos hacer un contrato.

Esto no quiere decir lo siguiente: si haces pipí solito en el baño, te doy un dulce. Esto, para el niño, significa un favor, y lo que queremos es que esta conducta se prolongue en el tiempo. 

Lo que si se recomienda es hacer lo siguiente: Pedrito, me tienes que avisar cuando quieras ir al baño, hagamos esto, por cada vez que tu me avises y vayamos al baño, te daré un sticker; si juntas 3 stickers, saldremos a la plaza.

primera infancia, regulación de conducta

Acá, lo que se busca, es promover que el niño se comprometa con una conducta deseada por uno, y a cambio, se le da un refuerzo. No tiene que ser un refuerzo muy grande, puede ser una galleta, ir a la plaza, ver una película, cualquier cosa. Lo importante es promover que se cumpla, para transformar esta conducta en un hábito.

Cosas que tomar en consideración: 

  • Este contrato aplica para 1 conducta: si avisó para ir al baño, pero no se comió la comida, no se puede quitar el premio. El contrato es para el baño, y debe cumplirse como tal.
  • El niño tiene derecho a su premio si cumple la conducta: independiente si en el día hizo, por ejemplo, una pataleta por alguna otra razón, si cumplió con el contrato, debe ser remunerado.
  • Hay que ayudar al niño a cumplir su conducta: uno igual puede recordarle al niño de forma amorosa sobre la conducta: Pedrito, ¿quieres ir al baño?, acuérdate del sticker!”. Estamos para ayudarlos y educarlos.
  • Si no cumple con el contrato, no hay premio: Los niños se ponen tristes cuando no se les da el premio, y muchos papás y mamás ceden ante los pucheros, pero es importantísimo no ceder ante esto; sino, el contrato se rompe, y se hace mucho más difícil volver la conducta en un hábito.

En Dry Club te acompañamos en todos los momentos! Prefiere nuestros planes para aprovechar al máximo el tiempo con tus pequeños. 

Publicado el

PROBLEMAS A LA HORA DE DORMIR

problemas, dormir, bebes, pañales

PROBLEMAS A LA HORA DE DORMIR?

La hora de dormir es un momento muy esperado para las mamás, papás y cuidadores de niños y niñas. Sin embargo, para los pequeños esta hora es el fin de su diversión, por lo que muchas veces se oponen a acostarse, llegando en algunos casos a realizar pataletas y quejas para evitar el dormir.

Primero, recuerda que no eres la única persona experimentando este problema. Es importante que no olvides esto, porque a veces pareciera que somos los únicos que enfrentamos estos problemas, y eso puede generar una sensación de agobio y frustración muy fuerte.

Para los niños y niñas, la hora y el momento de ir a acostarse equivale a perder tiempo valioso para jugar, explorar y aprender: Ellos quieren hacer muchas cosas, pero las horas del día no les alcanzan; imagina lo frustrante que es eso.

problemas, dormir, bebes, pañales

¿Qué se puede hacer?

Firmes y calmados

Cuando decimos “firmes” no significa entablar una guerra de poder, sino poder establecer límites y mantenerlos. Por ejemplo, si dijeron que a las 8 es hora de comenzar a prepararse para dormir, mantener esa hora constante. Cuando uno acepta el “5 minutos más”, los niños van aprendiendo que pueden salirse con la suya aunque sea un poco.

Lleguen a acuerdos

Los niños y niñas buscan independizarse y hacer cosas solos desde pequeños, y cuando los mandamos, se hace más difícil que respondan de forma adecuada. Aprovecha la preparación del dormir para entregarle cierta autonomía: por ejemplo puedes dejarlo elegir qué pijama quiere usar, qué libro leerán, qué peluche elegirá, etc.

Puedes también preguntarle cosas como “¿Prefieres ir a dormir ahora o en 5 minutos?”.

Prefiere hacerle preguntas que tu niño no pueda decir que NO. Si le dices “¿Quieres ir a la cama ahora?”, te puede responder fácilmente que no. Dale opciones para elegir.

Secos para prolongar la hora de dormir

Muchos niños y niñas utilizan la técnica de prolongar la hora de dormir haciendo distintas actividades: demorándose en ordenar los juguetes, querer ir al baño muchas veces, o leer muchos libros antes de ir a dormir.

problemas, dormir, bebes, pañales

Trata de anticipar estas actividades: si siempre pide ir a buscar un vaso de agua antes de dormir, llévale tu uno antes para evitar que prolongue la hora. Deja en claro que solo podrá pedir una cosa, por ejemplo elegir entre leer un libro más o seguir ordenado sus juguetes. De a poco, tu niño debe ir acostumbrándose a la rutina del sueño, y para hacerlo es necesario controlar la prolongación del dormir.

Convertir la hora de dormir en algo entretenido es un desafío, pero en la medida en que se logren equilibrar los acuerdos que uno establece con los niños y niñas, al igual que las rutinas de sueño, podrán ir adaptándose a este nuevo hábito.

En Dry Club te acompañamos cuando lo necesites! Elige nuestros planes de pañales hipoalergénicos para que tu bebé este sequito toda la noche! 

Publicado el

MAÑAS O PATALETAS: QUÉ SUCEDE ANTES DEL AÑO

bebes, llanto, pataletas, mañas, pañales

¿Mañas o Pataletas?

Llegando casi al año, los bebés empiezan a mostrar su temperamento a partir de mañas y pataletas. En general, antes de esto los bebés suelen hacer quejas o mañosean por molestias que sienten -algo les aprieta, tienen sueño, hambre, etc.- Sin embargo, como en esta etapa los bebés suelen tener una memoria un poco más desarrollada, cuesta mucho más poder sacarlos del estado de mañoseo, y es más difícil tratar con ellos.

La importancia de reconocer cuando es pataleta, y cuando no:

Las pataletas se distinguen de cualquier otra expresión emocional, ya que estas ocurren cuando los bebés, niños y niñas quieren tener algo que no pueden tener. Esto en general involucra gritos y llantos.

En cambio, hay veces en que los bebés, niños y niñas se sienten sobrepasados emocionalmente, y esto se puede deber a una sobrestimulación de sus sentidos -mucho ruido y sonidos, hambre, muchos objetos, sabores, calor, frio, etc-.

bebés, pañales, mañas, pataletas

En estos casos, trata de reducir la estimulación sensorial, hablar en una voz más suave, cambiar de pieza a una donde no haya mucha gente y contener a tu bebé para bajar las revoluciones.

¿Y qué puedes hacer tú cuando se den estas situaciones?

  • Primero que todo, mantén la calma; si te estresas o te enojas, podrías reaccionar de forma “no tan óptima”. Recuerda que los bebés son capaces de percibir el estado emocional que sientes.
  • Conéctate con el estado emocional de tu bebé; al estar alerta a su estado emocional, podrás ser capaz de identificar cuando se avecinen estas emociones. También al escuchar qué le sucede emocionalmente, podrás explicarlo y/o distraerlo con otra cosa.
  • Identifica los gatillantes; las mañas, pataletas y emociones intensas aparecen producto de algo. Al poder identificar qué fue lo que provocó que tu bebé se estresara tanto, podrás evitarlo o adecuar la situación.
  • Sé consistente con tu forma de lidiar y manejar las mañas y pataletas; la consistencia le entrega rutinas y pautas a los bebés, y es una forma en que ellos aprenden a relacionarse con las personas. Por lo mismo, trata de mantener una misma forma de controlar y trabajar con las mañas.

Valida la emoción y situación que está viviendo tu bebé:

“Entiendo que debes estar triste porque no te dejé jugar con ese objeto, me imagino que debe ser muy frustrante para ti”. Los bebés en este momento del desarrollo no saben cómo transmitir lo que les sucede; tú puedes ser su traductor. Esto le enseñará a ir reconociendo sus estados emocionales, y te entregará una sensación de control.

Recuerda: Es normal que esto canse y te frustre.

Si bien uno puede entender que los bebés todavía no reconocen sus emociones, o son capaces de regularse solitos, eso no lo hace una tarea más sencilla para ti.

bebés, pañales, mañas, pataletas

Si te empiezas a sentir sobrepasado, trata de hacer un “relevo”; ya sea con tu pareja, alguien de tu familia, etc. Así puedes reunir fuerzas para más adelante.

Trata de respirar muy profundamente; inhala, aguanta y exhala en tres tiempos para bajar tus propias revoluciones, puedes también tomar a tu bebé en brazos y cantar una canción que a ti te guste y te relaje; en la medida en que tu logres un estado de tranquilidad, podrás calmar a tu bebé.

En Dry Club te acompañamos en todos los procesos, por eso prefiere nuestros planes para ahorrar, súper flexibles para cambiar tallas, y biodegradables para el medio ambiente.

Publicado el

LA PRESIÓN DE LA LACTANCIA: ¿QUÉ PUEDO HACER?

lactancia, primera infancia, padres primerizos, pañales

Una de las mayores presiones que tienen las mujeres al momento de dar a luz es la lactancia. ¿Por qué una presión? Si bien mundialmente se ha reconocido que la lactancia tiene muchos beneficios para nuestros bebés, hay muchas mujeres que tienen dificultades para poder dar leche:

“Me cuesta mucho dar leche ¿qué hago?”

“Me duele/me incomoda, ¿cómo puedo seguir dándole leche si no la paso bien?”

“ ¿Qué pasará con nuestro vínculo?, ¿cómo tendrá defensas?”

Estas y más preguntas no son extrañas; es más, son más comunes de lo que parece. Hay muchas mujeres que sienten que tienen que dar leche por todos los beneficios que puede brindar, pero se olvidan que esta debe ser una instancia bonita para compartir con nuestros bebés.

lactancia, bebé tomando leche

Claro, hay mujeres que logran una lactancia de manera más sencilla, pero eso no quiere decir que, si nos cuesta o no lo estamos disfrutando, tengamos que hacerlo obligadas.

Pero, ¿de dónde viene esta presión?

Social y culturalmente, las mujeres nos vemos enfrentadas a distintas situaciones desafiantes que nos presionan a tomar decisiones, elegir caminos, y tener que optar por ciertas vías de acción. Las razones son miles: muchas veces el apoyo familiar puede no ser el adecuado, no conocer las alternativas a las cuales uno puede optar, falta de servicios o personal de salud adecuado que pueda instruir y acompañar, entre muchas otras más.

Pero lo importante es que de manera paulatina, aprendamos a identificar dichas presiones para así poder también conocer las alternativas a las que se pueden recurrir.

Una de las Presiones: Mitos del Apego y la Lactancia

Es verdad, dar leche tiene muchos beneficios, como por ejemplo en esta instancia se puede promover el desarrollo de un apego seguro. Pero una de las razones más importantes por las cuales se promueve el apego es por la cercanía que mantiene tu cuerpo con el bebé: imagínate, se encuentran acurrucados los dos, haciéndose cariño, mirándose, gozando del momento, aprovechando la calma y tranquilidad que implica este momento (para más información sobre apego, revisa nuestra sección!).

Si bien la instancia de la lactancia libera oxitocinas, que son reconocidas como la hormona del amor, cuando tenemos problemas o dificultades en esta, sea cual sea el problema, no importa la cantidad de oxitocina que liberemos, la dificultad y su malestar asociado se mantendrá igual.

bebé, recien nacido, primerizos, lactancia

Entonces, no pasa nada si quieres recurrir a otro método para dar leche; puedes mantener la misma instancia de cariño que tendrías si le dieras de tu pecho pero con una mamadera. La misma calma, mismo cariño, pero distinto método.

Saquémonos la presión de la lactancia de nuestra espalda.

Si trataste, maravilloso; pero no expongas a tu cuerpo a hacer algo que no disfruta. Al final de cuentas, esto puede repercutir en nuestro estado de ánimo y mental, y la verdad es que no lo justifica. 

Si no quieres, no pasa nada; cada persona es diferente y  como decíamos anteriormente, siempre podemos replicar la misma instancia de la lactancia sin necesariamente tener que lactar.

Como quitarse la presión: Informarse

Una forma de quitarnos la presión es informarnos sobre todas las opciones que tenemos. Por ejemplo, existen muchas asesorías dedicadas a apoyar el proceso de lactancia: nadie dijo que era fácil, y por lo mismo existen muchos profesionales que nos pueden ayudar con técnicas, posturas, entre muchas cosas más.

Pero! si no te sientes cómoda, si la dificultad es mayor, o si no quieres, es tú decisión; no le tienes que dar explicaciones a nadie porque esta decisión es personal y es tuya.

Recuerda: Si, la lactancia es buena y trae muchísimos beneficios (acá nadie está diciendo que no), pero no la veamos la instancia de la lactancia como una presión, sino como un espacio de amor para disfrutar; Una papita de leche rica y hecha con amor puede ser tan buena como la pechuga.

 

¡En Dry Club te queremos acompañar en todas! 

No te olvides que puedes contar con nosotros con planes flexibles, cómodos y con la tranquilidad de que puedes cambiar cuando quieras las tallas. 

Nateen, Bambo Nature y Ecoboom cuando quieras donde quieras: Despachamos a todo Chile!

Publicado el

5 MANERAS DE EVITAR COCEDURAS

bebé, pañales, coceduras de potito, cuidados

¿Cómo podemos evitar coceduras de nuestros bebés?

Evitar las coceduras es una de las principales preocupaciones:

La piel de nuestros bebés es muy delicada, y desde el momento en que nacen, debemos preocuparnos de humectarla y cuidarla para evitar cualquier tipo de complicación.

Pero hay una área del cuerpo de los bebés a la que tenemos que estar muy atentos, y es toda la zona que cubre el pañal.

Como los bebés ocupan pañales, esta zona es susceptible a irritaciones y coceduras por la humedad que se puede llegar a acumular, lo que se convierte en una molestia y dolor para nuestros bebés.

Pero no se preocupen! acá te dejamos algunos consejos para evitar las coceduras de tu bebé. 

  • Deja un rato tu bebé sin pañal; puede ser cuando lo estés mudando, y el objetivo es que esta zona se airee y pueda secarse naturalmente antes de ponerle nuevamente el pañal.
  • Cuando lo bañes, lava su potito con agua tibia y jabón neutro, asegurándote que no queden restos de jabón cuando hayas terminado.
  • ¡A tomar más agüita! desde los 6 meses en adelante los bebés pueden empezar a tomar agua, y dentro de sus muchos beneficios es que al mantenerlos hidratados, las deposiciones pierden acidez y se evita así las irritaciones.
  • En la muda, evita rozar el pañal con la piel de tu bebé para evitar el contacto innecesario con las bacterias, y cambia su pañal cada vez que tu bebé lo necesite; no te preocupes de la cantidad de pañales que utiliza, para eso estamos nosotros!
  • Usa toallitas húmedas con ingredientes naturales para limpiar la zona del pañal cuando lo estés mudando; elige hacer pequeños toques en vez de frotar, tanto al limpiarlo con toallitas húmedas, como al echarle alguna cremita.

Aprovecha nuestras toallitas húmedas biodegradables, hechas con fibras naturales de bambú para mudar a tu bebé. 

Con estos consejos, la piel de tu bebé estará más que protegida.

Recuerda que ninguna irritación debería durar más de 3 días, por lo que ante cualquier cosa te recomendamos visitar a un pediatra.

Publicado el

CÓMO CUIDAR LA PIEL DE TU BEBÉ

Bebé, cuidar piel de bebé, pañales

Cuidar la piel de tu bebé es lo más importante! No hay nada más delicado que la piel de nuestros bebés. Mientras estaban en el vientre, se encontraban protegidos de los rayos del sol, la contaminación, y tantas otras cosas más; y ahora es nuestra responsabilidad protegerlos.

Apego Infantil; como promover el apego; mamá con bebé; mudar; pañales

Existen distintas formas para proteger la piel de tu bebé, y acá te dejamos algunas para que pruebes.

En el momento del baño:

  • Tenemos que fijarnos que el agua no esté muy caliente, y para eso podemos meter nuestro codo y ver cuántos segundos duramos en el agua; si está muy caliente o muy fría, lo notaremos.
  • Utiliza jabones con un pH neutro para evitar alergias o irritaciones.
  • Cuando la hora del baño haya terminado, recuerda secarlo con toquecitos, y no con frotes.

Durante el día: 

Al igual que a nosotros, los bebés necesitan que hidratemos su piel, y para esto existen distintas cremas corporales que puedes utilizar al momento de vestirlo, mudarlo y al finalizar el baño.

Durante la muda, recuerda siempre dejar todo sequito antes de ponerle el pañal, para evitar irritaciones y coceduras.

Prefiere los productos hipoalergénicos como nuestras toallitas húmedas! son biodegradables, no cuentan con fragancias y estar hechas con productos naturales. ¡Aprovecha de incluirlos en tu compra!

¡Bloqueador a toda costa! Existen distintos bloqueadores de sol para bebés en las farmacias, tiendas, pymes y muchas otras partes a las que puedes acceder. El sol es muy dañino para nuestra piel, en especial para la de nuestro bebé que es tan delicada.

¡Siguiendo estos sencillos consejos, podrás fácilmente cuidar la piel de tu bebé!

Publicado el

CÓMO SABER LA TALLA DE TU BEBÉ

Bebé, talla de pañal

¿Cómo sabemos si la talla de pañal de tu bebé es la adecuada? ¿en qué nos fijamos? ¿cuándo hay que cambiarla?

En la medida en que tu bebé va creciendo, va necesitando cada vez pañales más grandes que lo puedan acompañar en todas sus exploraciones y aventuras, sin que ocurra ningún tipo de derrame o inconveniente que los frene.

Pero, ¿cómo podemos saber qué talla de pañales es adecuada para nuestros bebés?

Para responder esto, nos podemos hacer pequeñas preguntas que nos dirijan a la talla correspondiente.

¿Se pasó la noche?

En la medida en que nuestros bebés van creciendo, se van moviendo más. El movimiento puede generar que el pañal se mueva y deje descubierta alguna zona, generando así que los bebés se pasen en la noche.

Si esto te pasa, parece que es momento de cambiar la talla!

Bebé Desarrollo Socioemocional

También, es importante tener en mente que las tallas más pequeñas son menos absorbentes. Es por esto que, si se produce un derrame, te invitamos a probar una talla más grande.

¡Recuerda que todos nuestros pañales son súper absorbentes! 

¿Le aprieta el pañal?

Cuando una prenda de ropa nos aprieta, nos deja una marca roja. Esto mismo le pasa a los bebés; en la medida en que van creciendo, los pañales le comenzarán a apretar cada vez más, dejando en muchos casos marcas en su guatita y muslos.

Recuerda que el pañal debe quedar en la cintura, si se encuentra debajo del ombligo, quizás es momento de comprar una talla más.

¿Cuánto está pesando? 

El peso de nuestro bebé también es un buen indicador para saber si hay que cambiar de talla. Por eso, en nuestra página web podrás encontrar una escala de referencia para que elijas la talla acorde al peso de tu bebé. 

Como sabemos que los bebés crecen a una rapidez extraordinaria, en la medida en que necesites cambiar de talla, solo nos avisas y te la enviamos!

Si compraste un plan cuanto tu bebé había recién nacido, solo tienes que escribirnos y te llevaremos la caja del tamaño que necesites.

¡En Dry Club crecemos contigo!

hola